Con todos menos contigo: La comedia romántica del momento

Con todos menos contigo

Con todos menos contigo es la nueva comedia romántica que está consiguiendo una muy buena taquilla en los cines. Se trata de la típica historia de personas que se distancian, e incluso odian, debido a distintos malos entendidos, pero que, al final, no son capaces de ignorar la atracción que sienten el uno por el otro. 

Pese a lo sumamente cliché de la trama, o justamente por ello, la película de “Con todos menos contigo” sí es bastante entretenida, al punto de poder ser disfrutada por el público en general. Es el tipo de película que no se toma en serio a sí misma en ningún momento, y que se centra lo más que puede en la comedia con conveniencias de guión. 

Debido a esto, si eres de aquellos que detestan este tipo de tramas, lo mejor es evitarlo por completo. Por el contrario, si te gustan las comedias románticas sencillas, sin muchos enredos, con buenas actuaciones y actores que realmente tienen química, es una excelente opción. 

Resumen de “Con todos menos contigo”

Con todos menos contigo comienza cuando la protagonista, Bea, va a una cafetería para pedir que le permitan pasar al baño, petición que es negada a menos que haga una enorme fila y compre algo. Al verla en tal situación, el co-protagonista, Ben, decide ayudarla, fingiendo que es su pareja, para así comprar algo pequeño para ella y pedir la llave del baño prestada. 

Después de una escena sobre la torpeza de Bea, ambos terminan hablando un poco, y quedando para una cita. 

La cita entre ambos es mucho mejor de lo que esperaban, los protagonistas se llevan muy bien desde el primer minuto, y no dejan de hablar en todo momento. Es una de esas escenas que te dejan pensando que ambos son realmente el uno para el otro.

Por desgracia, después de quedarse en la casa de Ben ese día de la cita, Bea se despierta primero y se va, lo que desconcierta a Ben. El problema es que, cuando Bea regresa a la casa de Ben,  el amigo de este está junto con él en la casa, y Ben, ya sea por vergüenza o por querer quedar bien ante su amigo, dice que la cita fue un asco, y que está feliz de que la chica se haya ido lo más pronto posible. Señala que no soporta lo torpe que es, y que espera no volver a verla. 

Todo esto es escuchado por Bea, razón por la que ellos dos no se vuelven a ver por años. 

El reencuentro de los protagonistas sucede cuando la mejor amiga de Ben, y la hermana de Bea, se comprometen, e invitan a ambos a su boda. Al encontrarse, ninguno de los dos parece sentirse a gusto con la idea de tener que pasar tiempo juntos debido a la boda, pero no tienen más opción. 

Los planes de Bea y su ex

Al conocer a Bea nos enteramos de que realmente no le gusta la carrera que está estudiando, que solo lo hace por sus padres, y que solo quiere abandonar la misma, cosa que hace al llegar a Sidney, para la boda de su hermana. 

Poco antes de esto, también había terminado su relación con su ahora ex, quien realmente jamás fue malo con ella, ni siquiera llegaron a tener peleas, pero, era una relación tan “perfecta” en la superficie que ella jamás sintió una conexión real. Esto llega al punto en el que no siente la confianza de contarle muchas de sus cosas, como su deseo de abandonar la universidad. 

La relación con este chico era tan perfecta en la superficie, que sus padres no pueden creer o aceptar que su hija haya terminado con esa relación, sobre todo después de que hubieran acordado comprometerse. Es por esto que los padres de Bea invitan a su ex a la boda de su hermana, en un intento de hacer que se reconcilien. 

La ex de Ben

Por otra parte, en esta boda también está presente la exnovia de Ben, que justamente es la prima de su mejor amiga. Al principio, él quiere llamar su atención, puesto que ella terminó con él por considerarlo infantil.

Con todos menos contigo

La relación de Bea y Ben

Desde el vuelo a Sidney, y durante el principio de las vacaciones en Sidney por la boda, Bea y Ben se llevan extremadamente mal. De hecho, su pésima relación llega al punto en el que todos se convencen de que, de una forma u otra, arruinarán la boda. Lamentablemente, las novias no pueden simplemente echarlos, puesto que Bea es la hermana de una de ellas, y Ben el mejor amigo de la otra. 

Varios de los invitados deciden que lo mejor es intentar juntarlos para que se enamoren y se calmen, ya que todos notan la clara atracción que ambos niegan sentir. 

Al principio esto no hace más que empeorar la situación, pero llega un punto en el que ambos se dan cuenta de este plan, y lo usan a su favor. Ambos fingen estar enamorados y convertirse en una pareja, Bea con la intención de que sus padres dejen de juntarla con su ex, y Ben con la intención de poner celosa a su ex. 

En el proceso de fingir su relación, ambos terminan por formar un vínculo real en el proceso, cuestión que no tarda mucho, debido a la atracción natural que sienten por el otro. Pero, como siempre, los malos entendidos arruinan esto. 

Bea, quien le contó a Ben su secreto sobre haber abandonado la universidad, se pone en su contra al ver que sus padres lo descubren y la confrontan. Si bien Ben realmente no fue el que les contó, si acepta que se lo dijo a su mejor amigo, quien sí se lo contó a todos los demás. 

Ambos vuelven a discutir por esto, y se separan nuevamente, arruinando en el proceso el pastel de la boda. 

La reconciliación

Después de la boda, la cual ocurre sin más incidentes, Bea siente celos al ver a Ben bailando y besando a su exnovia, por lo que se va de la fiesta. Poco después, Ben la sigue, colocando su vida en riesgo al caer en el mar en el proceso. Él le dice que todo es un mal entendido, que su exnovia fue quien lo besó y que él la rechazó y le pide una oportunidad para estar realmente juntos. 

Todo termina con ambos comenzando una relación real, sin más malentendidos. 

¿Vale la pena “Con todos menos contigo?

Con todos menos contigo es una de esas películas que solamente existen para entretener y dar alguna que otra escena emotiva, cuestión que logra muy bien. La película en todo momento es sumamente divertida, de tal forma que el espectador no se aburre.

Si bien hay todo tipo de escenas demasiado exageradas, “Con todos menos contigo” no se toma en serio a sí misma, lo que hace que estas escenas de comedia sean realmente disfrutables, y no algo que puedan molestar, incomodar o fastidiar a los espectadores. 

Es una muy buena opción si se quiere ver algo de comedia romántica en el cine, ya sea solo o en pareja.