Mi vida con los chicos Walter: Comedia romántica con buen desarrollo

Mi vida con los chicos Walter

Mi vida con los chicos Walter es la comedia romántica de Netflix del momento. En medio de tantos estrenos de películas navideñas idénticas la una a la otra en esta plataforma, resaltan algunos estrenos como este, con una historia un tanto interesante, ya que no se limita a seguir meramente los clichés más típicos de Netflix en este género. 

Esta es una película de romance que se sale un poco de la norma, pero que finalmente termina por el mismo camino que las demás, por lo que puede ser una buena opción para aquellos que disfrutan de este género, y para aquellos que no, pero que buscan ver algo del género de vez en cuando. 

La trama de “Mi vida con los chicos Walter”

La película “Mi vida con los chicos Walter” inicia con la muerte de los padres de Jackie, la protagonista, que es la típica chica inteligente, que quiere ir a una universidad prestigiosa y basa toda su adolescencia en estudiar cada minuto del día. 

Tal y como ocurriría en un libro de Wattpad, al quedarse huérfana, la protagonista termina siendo adoptada por los mejores amigos de sus padres, los cuales tienen bajo su cargo a otros 8, que son: 6 de sus hijos, siendo 5 chicos y una niña, de los cuales dos de ellos son chicos guapos que serán los posibles intereses amorosos de la protagonista. Además, están dos chicos más, que son los primos de estos. 

Apenas llega a su nuevo hogar, uno de los chicos que la saluda, llamado Cole, lo hace llamándola a ella “New York”, por lo que de inmediato sabemos que es el típico chico mujeriego que mágicamente cambia al conocer a la protagonista. Por otra parte, está Alex, que es el chico amable y dulce que está en su mismo curso, por lo que la ayuda a integrarse en clases. 

Como suele ocurrir con los hermanos, que son, al mismo tiempo, los posibles intereses amorosos de la protagonista, viven en constante rivalidad, con el chico dulce e inteligente, sintiéndose menos e insuficiente en comparación de su hermano. Cole, por el contrario, ni siquiera se preocupa por esto, ya que es el chico más deseado de su instituto, al punto en el que la protagonista escucha sobre él por parte de las otras chicas casi todo el tiempo. 

Al estar en medio de estos dos chicos, Jackie, antes de que tan siquiera empezara a acercarse a alguno de ellos, comenzó a recibir el odio y burlas de algunas chicas, en especial, de la novia intermitente de Cole, con la que rompía y volvía a cada rato. 

Mi vida con los chicos Walter

El luto de Jackie

En los primeros días, en su nueva casa e instituto, Jackie pasó por muchos cambios, más que todo, debido a que pasó de vivir en una gran ciudad a un pueblo alejado. 

Algo muy bueno en “Mi vida con los chicos Walter”, es que se toman en serio la pérdida de los padres de Jackie. No es una simple excusa del guion para que la protagonista termine en esta situación de vivir con muchos chicos, sino que podemos ver todo su proceso de duelo en la película. 

Se nota cómo, al inicio, hace todo lo posible por olvidar este hecho y simplemente centrarse en cosas importantes, como sus estudios, pero no tarda en mostrar que la herida sigue abierta cada vez que alguien se lo recuerda. 

Incluso cerca del final de la película vemos cómo, si bien el cambio de aires, y el desarrollo que ha tenido en la película la ha ayudado mucho, es incapaz de no llorar cuando le mencionan la muerte de sus padres, ya que, después de todo, no ha pasado ni un año desde entonces. 

“Mi vida con los chicos Walter” en ningún momento intenta vender la idea de que puedes superar la muerte y olvidar la tristeza solo porque estás pasando por un buen momento.

El desarrollo de Jackie

Jackie comienza como la chica obsesiva con los estudios, y esto no cambia del todo al final de la película, puesto que es alguien con metas claras, pero sí hay varios cambios en otros aspectos. 

Para empezar, Jackie comienza a comportarse de forma más relajada, dejando espacio en su horario para salir con sus amigos, e incluso llega escaparse de alguna clase, aunque esto es claramente una mala influencia.

Como es muy común en este tipo de películas, en su primera fiesta, Jackie no duda en beber en exceso solo por seguir lo que los demás hacen, lo que la termina dejando completamente borracha, al punto de vomitar encima de Cole cuando esta intenta besarla por un reto. 

Pese a esto, Jackie no se deja influenciar del todo, coloca límites en lo que está dispuesta a hacer, y no se desvía de sus metas de entrar a una buena universidad. Por el contrario, es ella la que influencia a Cole y los demás personajes que se relacionan con ella. La mayoría tiene un gran avance gracias a las interacciones que tienen con ella. 

Alex “El chico bueno”

Una de las mejores cosas de “Mi vida con los chicos Walter”, es que los intereses amorosos no se quedan en un simple cliché, sino que son más realistas. 

En el caso de Alex, se nos presenta como un “chico bueno”, el más amable y atento, el que se la pasa leyendo libros y apoya a Jackie. Pero, también tiene sus puntos negativos. 

La protagonista lo escoge a él como su pareja por estas características, pero en la relación, él se muestra distinto. Es celoso, posesivo, y usa a Jackie en muchas ocasiones como una manera de mostrarse superior a Cole, como si ella fuera simplemente un premio que logró arrebatarle a Cole. 

Esto lleva a varias peleas, debido a que Jackie nota que la está usando y quiere acabar con la relación por eso. Pese a todo, Alex consigue ver su error y busca la manera de mejorar su trato con Jackie, aunque podemos notar cómo, en el fondo, sigue teniendo este tipo de pensamientos. 

Por esto mismo, es fácil que la audiencia que suele preferir al chico amable pase a ver a Cole como una mejor opción en algunos momentos, al ver lo inmaduro que resulta Alex en muchas escenas. 

El desarrollo de Cole

Es bueno ver en “Mi vida con los chicos Walter”, cómo el cambio del chico malo no se debe solo a la protagonista. Su presencia ayuda a que él se dé cuenta de algunas cosas, por supuesto, pero, se da a entender que, incluso si ella no estuviera, él igualmente madurará. 

Cole se presenta como el típico futbolista playboy que deja babeado a todas las chicas de su instituto, y que no duda en acostarse con la mejor amiga de su novia. No obstante, rápidamente descubrimos que ya no puede volver a jugar, por una herida en la pierna, y que por esto, ya ni siquiera se esfuerza en clases, y simplemente ve a otro tomando su lugar. 

Este cambio provoca el inicio del cambio en Cole antes de que tan siquiera llegue Jackie y, la influencia de ella, lo que hace es que este cambio no se vaya del todo por el mal camino. Sus interacciones lo llevan a darse cuenta de que muchas de las cosas que hacía estaban mal y, además, el apoyo del resto de su familia lo ayuda a no abandonar la escuela. 

Al final, Cole se esfuerza por retomar sus estudios y pensar en su futuro, sin tener ningún plan fijo. En cuanto a su faceta de Playboy, reconoce sus errores y se disculpa con la chica que era su novia. 

¿Con quién se queda Jackie?

Aunque Jackie elige a Alex como su novio, la manera en la que la trata al inicio la hace dudar, y la atracción que siente por Cole, la cual no acepta, jamás desaparece. 

Debido a esto, al final de la serie “Mi vida con los chicos Walter”, Jackie simplemente acepta que le gusta Cole al besarse con él a escondidas y, como no puede enfrentarse a Alex y está confundida, simplemente se va con su tío, sin decir nada. 

Esto deja un final abierto para una segunda temporada, dejando la incógnita de a cuál de los dos chicos prefiere en realidad.