Vértigo, enfrentar los miedos y el duelo

Vértigo

Vértigo, enfrentar los miedos y el duelo

Vértigo es la nueva película de Scott Mann, con temática de supervivencia y suspenso, que aborda distintos temas referentes al miedo y la vida.

Se trata de una película en la que seguimos la historia de dos amigas disfrutan los deportes extremos, las cuales se enfrentan a la terrible muerte de alguien muy cercano, en una de sus escaladas. Estas chicas, que solo quieren superar el pasado, se verán atrapadas en una de las torres más altas de Estados Unidos, sin ninguna posibilidad de bajar, por varios días, esperando a que las rescaten.

Es la típica historia de alguien que se encuentra al borde de la muerte, en una situación desesperante. Un tipo de trama que siempre llama la atención, puesto que nos muestra los límites del ser humano, y todo lo que es capaz de hacer por sobrevivir. 

En esta ocasión, la protagonista se encuentra en un momento en el que intenta procesar varios hechos dolorosos, mientras hace todo lo posible por mantenerse con vida, y dejar de pensar en todo lo que la distraiga. 

 

Becky y Dan

Todo da inicio con Becky y Dan. Becky es la protagonista de “Vértigo”, es una chica aventurera, con una gran pasión por los deportes extremos, que viaja junto a su esposo Dan, y a veces también con su amiga Hunter. 

Al principio, ella parece la más entusiasmada con la escalada, burlándose un poco de su esposo incluso. Lamentablemente, esta felicidad no dura mucho, puesto que muy pronto vemos cómo su esposo Dan cae al vacío, después de intentar desesperadamente salvarse.

Este accidente se graba profundamente en la mente de Becky, quien no puede evitar pensar que podría haber hecho algo más para salvarlo. Por esto, termina atrapada en una fase de luto que dura más de un año.

Su vida es frenada por su pésimo estado de ánimo, a la vez que se aleja de todas las personas que la quieren, y que intentan ayudarla. Se pasa el día pensando únicamente en Dan, en todo lo que vivieron juntos, y todo lo que ya no podrán tener y hacer. 

No es sino hasta la llegada de Hunter, que Becky tan siquiera acepta hablar con alguien. Ella, que parece haber superado bastante bien el accidente, le propone salir de casa, y acompañarla a una nueva aventura, como en los viejos tiempos. 

Vértigo, enfrentar los miedos y el duelo

Revivir el trauma

El trauma de Becky es más que claro para el espectador, así como para Hunter. Ella no se siente capaz de volver a escalar, a duras penas puede salir de casa, y una aventura así le puede ocasionar un fuerte ataque de ansiedad. 

Sin embargo, Hunter ignora las quejas de su amiga, y le asegura que lo que necesita es justo esto, el enfrentarse cara a cara contra su miedo. Es gracias a su insistencia, junto a la oferta de esparcir las cenizas de Dan en lo alto de una torre, que Becky al fin se anima un poco ante la idea. 

Pero, por más que intenta convencerse a sí misma de que puede hacerlo, al ver a la torre frente a ella, apenas puede mantener la mirada. Todo su cuerpo tiembla, y es su amiga la única que puede calmarla un poco. 

Al subir cada escalón de la torre, “Vértigo” maneja muy bien el suspenso, que nos hace sentir que en cualquier momento la protagonista caerá. 

 

Enfrentar los miedos

La protagonista hace un gran trabajo al mostrar el terror que siente su personaje ante la idea de estar en una alta altura, logrando transmitir este sentimiento al espectador. 

Ella es obligada por Hunter a subir esta torre, y todo el camino duda sobre continuar. Cuando finalmente llega a la cima de la torre, podemos ver cómo esto realmente le ayuda. 

Sabiendo que puede superar su trauma, que puede volver a escalar, Becky se muestra muy calmada, y feliz, como si eso hubiera sido justo lo que necesitaba. Una vez que ha esparcido las cenizas de su esposo, ya no hay nada que lamentar. 

Por desgracia, este es solo el comienzo, y el verdadero terror para ambas amigas llega cuando, en su intento de descenso, las escaleras se caen, junto a cualquier punto de apoyo. 

Sin señal telefónica, comida, ni tan siquiera agua, la desesperación no se hace esperar. 

 

El duelo y la realidad

Después de llegar a la cima de la torre, pese al miedo que le da la idea de no poder bajar, Becky se muestra mucho más segura de sí misma, y calmada con el tema de la muerte de Dan. Se da a entender que, mientras puedan bajar a salvo, Becky volverá a practicar los deportes extremos sin problema. 

Es una lástima que este no sea el caso, y las dos chicas tengan que quedarse allí arriba un par de días, en espera de que alguien las note. Durante este tiempo, Becky va notando la extraña relación que parece haber entre su esposo y Hunter. 

Es un tanto decepcionante ver cómo el tema del amor de Hunter hacia Dan apenas se toca. Se revela que Hunter estaba enamorada, sin embargo, eso queda hasta ahí, sin profundizar más en ello, y con un rápido perdón de parte de Becky. 

Casi parece como si no le importara este hecho, o como si lo hubiera sabido desde el principio. 

Lo que termina de hacer que Becky choque contra la realidad no es esto, que se creía más importante, sino la muerte de Hunter.

Hunter, en cierto momento, simplemente muere, pero ni Becky, ni el espectador, lo saben. Por el contrario, la mente de Becky no duda en crear una ilusión en la que Hunter sigue con vida, al lado de ella, y la ayuda.

Cuando su mente no tiene más opción que aceptar la realidad, para así poder sobrevivir, es que observamos el quiebre emocional de Becky, que queda traumada por segunda vez en la película. Todo esto hace que se replantee su vida, y decida hacer lo necesario para vivir plenamente. 

 

¿Vale la pena “Vértigo”?

Vértigo es una muy buena película del género de supervivencia. Se centra en el temor a las alturas, la vida, la muerte, y la realidad. No se queda solamente con la típica trama de alguien atrapado, sino que aprovecha de meter un trasfondo, y una razón de ser, al lugar y la situación.