Wish: El poder de los deseos, una completa decepción

Wish: El poder de los deseos, una completa decepción

Wish: El poder de los deseos, la tan esperada película que celebra los 100 años de Disney, y que ha resultado una completa decepción. Pero, ¿Realmente es tan mala?

Primero que todo hay que dejar algo en claro, la película de “Wish: El poder de los deseos”, no es, ni siquiera, la peor película sacada por Disney este año, pero, al ser la película especialmente lanzada por los 100 años del estudio, es que se ve tan mal, y que disgustó a tantas personas. 

Recordemos que Disney hace películas para toda la familia, no únicamente para los niños, por lo que todas sus películas buscan entretener al público en general, cosa que falla mucho en esta cinta. 

La animación

Para empezar, vamos a hablar de la animación. 

Disney al inicio se hizo popular por sus películas en animación tradicional, sobre todo de cuentos clásicos y alguna que otra película propia. Lamentablemente, esta fórmula no les sirvió por tanto tiempo, y tuvieron que cambiar a la animación 3D, hasta el punto en el que llevamos muchos años sin ver una película 2D de Disney. 

Ahora, Disney es un estudio que se especializa en animación 3D, lo cual hace muy bien, pero que, por su aniversario de 100 años, quiso intentar la animación híbrida entre el 2D y el 3D. 

Esto es algo que en estos últimos años han probado varios estudios, lo que llevó a películas que fueron muy bien recibidas, como el Spiderverso, El gato con botas 2 y Las tortugas ninja. Pero, en el caso de Disney, lejos de conseguir este éxito, obtuvo todo lo contrario.

Mientras que en las películas mencionadas el 2D se usa como un medio para expresar las emociones y situaciones con mucho más impacto, en “Wish: El poder de los deseos” simplemente está por estar. Su presencia no cambia en lo más mínimo la película, sino que, parece que le aplicaron un filtro a la película. 

En “Wish: El poder de los deseos”, si se detiene la película, hay ciertas escenas que se ven muy bien, que fácilmente se pueden convertir en un fondo de pantalla, o una impresión, pero, el que haga lucir un poco más bonita la película, no quita el hecho de que se desaprovecha. 

Muchos incluso señalaron que, por el estilo usual de Disney, parecía que “Wish: El poder de los deseos” estaba sin terminar, como si el 2D estuviera allí por error. 

La música

La música casi siempre es lo que más destaca en las películas musicales de Disney, con al menos una canción que se hace viral. 

En Wish esto no ocurre, al contrario, todas las canciones son olvidadizas y, si bien hay alguna que otra buena, no se compara en nada con sus demás musicales. 

Wish: El poder de los deseos, una completa decepción

La trama de Wish: El poder de los deseos

Cualquiera que conozca las películas de Disney, y se imagine la película más cliché posible, seguramente dará con muchas de las cosas que vemos aquí y, además, mal empleadas en muchos casos.

La protagonista

En “Wish: El poder de los deseos”, tenemos una protagonista que es presentada como una chica buena y dulce que se preocupa por su familia, y que incluso fue seleccionada para ser aprendiz del rey por haber hecho muchas buenas acciones en su vida. 

Ella cuestiona la forma en la que vive su pueblo y su rey, se rebela y lucha por lo que cree correcto, convirtiéndose, al final, en cierta forma, en la regente del pueblo. 

El villano

El villano de “Wish: El poder de los deseos” no es ninguna sorpresa, puesto que es el típico personaje malo que al principio parece bueno. 

En este caso, el villano es el rey, quien recolecta los deseos de su pueblo para cumplir uno de estos, una vez al mes. El problema es que elige los deseos que concede de forma egoísta, con la intención de no permitir que ningún deseo ponga a alguien por encima de él, o que pueda alterar de alguna manera su reinado. 

El punto en el que afecta a la protagonista, es cuando se da cuenta de que no quiere cumplir el deseo de su abuelo, de ser músico, porque su abuelo quiere usar su música para inspirar a los demás a cumplir sus sueños por sí mismos. 

Aquí es cuando la protagonista rompe la aparente paz del lugar con su rebelión, buscando la manera de liberar los deseos del pueblo, mientras que el villano muestra cada vez una cara más malvada y cruel. 

Si bien este personaje al inicio parece estar bien construido, ya que es alguien que solo quiere estar en el poder, mantenerlo, y no permitir que alguien pase por encima de él, al final esto no vale de mucho. Su problema es que la manera en la que pierde la compostura tan fácilmente, cuando se supone que lleva muchos años gobernando y ocultando su secreto, se va por lo cómico, quitando cualquier seriedad al personaje. 

Los secundarios

Algo que resalta mucho en “Wish: El poder de los deseos”, es que los personajes secundarios, los amigos de la protagonista, no parecen tener mayor personalidad, ni nada que los haga recordables. Al contrario, son personajes hechos específicamente para que sigan a la protagonista, a excepción de uno, en el que se repite el “malo con cara de bueno”. 

Un punto que es tanto bueno como malo, es que el desarrollo del amigo de la protagonista que se vuelve malo es mejor que el villano principal de “Wish: El poder de los deseos”. 

Este personaje se muestra como alguien sin muchos ánimos en la vida desde que entregó su deseo, alguien que solo vive esperando a que algún día lo escojan para hacer realidad su deseo, y que toma la oportunidad de que esto sea una realidad a la más mínima oportunidad. Él no duda en vender a sus amigos para obtener su deseo, que es ser el mejor caballero del mundo, lo que, al implicar completa lealtad al rey, hace que se mueva por completo según sus intenciones. 

Al final todo se resuelve con él pidiendo perdón, lo que es algo muy típico en Disney, y que no queda del todo mal. 

“El inicio de todo”

Hasta cierto punto, Disney intentó vender esta película como “el inicio de la magia”, así sea, indirectamente, por lo que muchas personas se hicieron falsas esperanzas de que se tocara este punto. 

Por desgracia, lo único que hace “Wish: El poder de los deseos”, es mostrar algunas referencias de las demás películas de Disney, algunas muy sutiles, otras exageradamente obvias, sin que esto muestre el inicio de nada. Algunos argumentan que la protagonista se convierte en el hada madrina que después ayuda a Cenicienta, pero esta teoría no es tan sólida.