Sakasama No Patema, las perspectivas y el fanatismo

Sakasama No Patema 

Sakasama No Patema, las perspectivas y el fanatismo

Sakasama No Patema, o como se le conoce en inglés, Patema Inverted, es una de esas películas anime que pasan sin pena ni gloria por la taquilla, pues no termina de llamar la atención del público del todo, pero que, una vez que ven la película, quedan fascinados por la muchas razones.

En este filme animado, tenemos la historia de Patema y Age, quienes se ven impactados ante el descubrimiento de personas tan distintas a ellos, así como por la nueva perspectiva del mundo a la que se enfrentan.

Al principio puede parecer que es solo una historia de romance con protagonistas que deben enfrentarse a algo mayor (la gravedad), pero rápidamente vemos que Sakasama No Patema va mucho más allá de esto, con fuertes críticas al fanatismo, la dictadura, los secretos y las diferencias.

 

Un toque de ciencia ficción

El mundo de esta película de anime se centra en un futuro distópico, donde un invento tecnológico para usar la gravedad para generar electricidad, terminó por ocasionar el caos, al alterar las leyes gravitacionales. 

Muchos años después de este incidente, es que comienza el filme animado, con dos grupos de sobrevivientes, “los invertidos” y “los normales”, que desconocen la existencia actual de los otros, a excepción de sus líderes, que se niegan a hablar de ello.

 

El “castigo divino”

Muchas veces se ha explorado la idea de qué pasaría si el ser humano intenta ser un dios, alterando las leyes de la vida o el universo, creando, clonando, combinando o cambiando de alguna forma a las “creaciones de dios”. 

En este caso, la razón por la que la mitad de la población, así como muchos objetos, se encuentran invertidos, es debido a la simple explicación científica de que el experimento resultó mal, alterando las fuerzas gravitacionales. 

Sin embargo, muchos años después (los suficientes para que los restos del desastre estén cubiertos de todo tipo de plantas), la explicación que se les da, en el lado de Agia, es que estas personas eran unas pecadoras, al punto de ser arrastradas por el mismísimo Dios hasta los cielos, para llegar a su terrible final. 

Esto nos muestra cómo la historia puede cambiar por completo, dependiendo de quienes la cuentan en el camino. Esto no es nada raro de ver en la vida real, donde, en ciertos países, se puede cambiar la totalidad de un hecho histórico en sus registros, con la simple intervención de quien se encuentra en el poder.

 

El fanatismo

Todo esto no es por simple casualidad. Si bien la explicación ya estaba, es comprensible si algunos no la entendieron, o directamente prefirieron no creerla, echando la culpa a un ser superior, que toma las decisiones, así como ir por el camino fácil de llamar a las personas “pecadoras”, aun si se desconoce el significado de esta palabra.

Esto es lo que llevó a varias personas a refugiarse en lo que siempre ha estado ahí, y es más fácil de comprender, la religión. Pero recordemos que, el mejor momento para que un tirano tome el poder, es cuando las personas están vulnerables. 

Si sumamos el terror de las personas por ser llevadas a un destino trágico, su necesidad de refugiarse en algo que tenga sentido para ellos, y la facilidad para tomar el mando en una época de crisis, donde todos buscan un líder que les diga que hacer a continuación, es fácil saber cómo llegó un fanático religioso al poder. 

 

La opresión

Por supuesto, nadie más quiere ser “un pecador”, nadie quiere caer en un abismo, mientras ve todo a su alrededor destruido, por esto, en Agia existen las escuelas con estricto código de conducta, que más que enseñar, se empeña en deshacerse de cualquier tipo de riesgo o acción que involucre un pecado. 

Todo esto es una presión tan grande para las personas en este mundo que podemos verlo reflejado en las caras de cada uno de los estudiantes. Rostros apagados, con la mirada ida, resignados a seguir órdenes, y nada más.

Con lo que no cuentan las personas a cargo, a pesar de que claramente llevan muchos años haciendo lo mismo, es que siempre habrá una o más personas que quieran ir más allá, que quieran salir, reír y divertirse, hacer algo más con sus vidas, que estar en constante miedo hacía el pecado.

Sakasama No Patema, las perspectivas y el fanatismoSakasama No Patema, las perspectivas y el fanatismo

El cielo ya no es el límite

Al principio vemos como Age se distrae con el cielo, aquello a lo que toda la vida le han enseñado a temer, pero que aun así, no deja de ser hermoso. Por un momento Age se siente como un pequeño Ícaro, un hombre tan obsesionado con volar, que olvidó sus temores y humanidad, precipitándose a su perdición.

Si bien solemos estar acostumbrados a ver el cielo como algo bueno, algo que desearíamos alcanzar, en esta película nos muestran lo aterrador que puede llegar a ser. Patema es la primera en tener miedo, al ver que no hay nada entre sus pies y aquellas nubes.

Age intenta entenderla, cuidándola, pero su perspectiva cambia por completo al cambiar los roles, al estar él en la misma situación. De pronto siente en carne propia el mismo terror que Patema, y no es capaz de soportarlo por un tiempo.

 

Los principios

Un punto muy importante de la película son los principios, el cómo las personas pueden vivir y morir por un sueño, una causa, o un amor. Estos principios pueden cambiar o reforzarse al tener un cambio de perspectiva. 

Podemos ver esto en momentos como cuando el soldado acepta matar a otros, capturar a los “invertidos” y pasar su vida sirviendo a un fanático, pero deja todo de lado, para centrarse en la vida de sus hombres, quienes considera más importantes que una disputa con la que nunca estuvo de acuerdo para empezar.

 

La realidad

Lo más impactante de la película es, sin duda, su final. Es el ver cómo nunca tenemos la seguridad total de estar en lo correcto, cómo las circunstancias y pensamientos pueden cambiar en un pequeño momento, y el gran shock que esto produce.

Comments (No)

Leave a Reply